HERMANDAD CRISTO DE ZALAMEA

Nace la Hermandad del Cristo de Zalamea con la intención de recuperar el paso de dicho nombre que desapareció durante la Guerra Civil, y que se guardaba durante todo el año en la ermita del antiguo cementerio viejo.

Su andadura comienza en el año 1998, año en que se aquiere la imagen del Cristo Crucificado, obra del escultor gallego, afincado en Madrid, José Vazquez Juncal. Dicho año procesionarían dentro de las filas de la Hermandad de Jesús Caído, al no haberse formado aún la hermandad. Para la adquisición de la imagen, al igual que harían con la talla que completaría el trono, se emitieron participaciones de 5000 pesetas para que fuese un proyecto abierto en el que pudiese colaborar todo aquel que lo deseara.

En el año 2000, siendo ya miembros de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Novelda, el escultor albaterense Domingo García Chauan, les tallaría la imagen que completaría el trono, a semejanza del paso anterior a 1936.

El año anterior, 1999, fue el año de la presentación de su estandarte, que confeccionaron las Monjas Adoratrices de Málaga. Dicho estandarte, bordado en hilo de oro, presenta en el centro un óleo que reproduce la escena del paso, caracterizándose por reproducir la imagen de Santa María Magdalena del cuadro de Santa María Magdalena Penitente que se conserva en el Santuario de Santa María Magdalena de Novelda, de Gastón Castelló.

Se distinguen sus hermanos en que en las procesiones, en vez de portar báculos o hachotes como el resto de cofrades o hermanos, portan unos artísticos faroles de mano realizados en Artesanía Alambra de Granada (1998).

Las imágenes del paso están expuestas todo el año al culto en la ermita de las Hermanas Carmelitas Misioneras de Novelda. Visten túnica blanca, capirote, capa, guantes, botonadura y cíngulo negros. Participan en la Solemne Procesión del Miercoles Santo, en el Via Crucis Penitencial (Viernes Santo), y en la Solemne Procesión del Santo Entierro (Viernes Santo) Poseen estatutos eclesiasticos aprobados el 20 de junio del año 2000.


GRUPO ESCULTÓRICO DEL CRISTO DE ZALAMEA

Las imágenes

Procesiona esta Hermandad las imágenes de Cristo Crucificado, después de haber expirado, y Santa María Magdalena a los pies de la cruz. La imagen del Cristo fue tallada por el gallego, residente en Madrid, José Vazquez Juncal, en el año 1999; y la de Santa María Magdalena es obra de Domingo García Chauán (Almoradí), tallada en madera de pino sueco y decorada al óleo con ciertos detalles dorados con estofa. Fue adquirida en el año 2000, siendo ésta la última aportación al patrimonio de la Semana Santa Noveldense. Se completa el conjunto escultórico con una calavera a los pies de la cruz.

Destaca en el conjunto la sobria policromía de la talla del Cristo.

Ambas imágenes han venido a cubrir el hueco dejado por las primitivas imágenes que se guardaban en la Ermita del “Cementeri Vell”, desaparecidas durante la Guerra Civil.

La advocación que le da nombre al Cristo, proviene de Zalamea de la Serena (Badajoz). Esta devoción extremeña se difundió en la Comunidad Valenciana a partir de la llegada de Juan de Ribera, obispo de Valencia desde 1569, que antes lo fue de Badajoz.

La escena

Mientras duró la agonía de Jesús, las tinieblas se extendieron sobre la tierra. Aprovechando quizá esa oscuridad, se acercaron algunos discípulos, algunas mujeres. Todos los evangelistas señalan la presencia de estas a cierta distancia del Gólgota. Al pie mismo de la cruz se encontraban María Magdalena, junto a la Madre de Jesús y el discípulo Juan.

El trono

De base rectangular y realizado en madera, sorprende este trono por la escueta ornamentación del mismo. Para resaltar este efecto, carece de lámparas o faroles corpóreos, y diferencia de los demás pasos de Novelda por ser el único trono que prescinde de la ornamentación floral en las noches que procesiona, sustituyéndose los ramos de flores por ramas de tomillo, romero…

Autor: Miembros Hermandad. Fecha de realización: 2001