COFRADÍA DEL ECCE-HOMO

La Cofradía Ecce-Homo desde su origen, en el año 1996, estuvo vinculada a uno de los barrios de Novelda, el del “Sagrado Corazón de Jesús”, y a su Asociación de Vecinos “Ravonis”. Siendo de esta manera, la gran mayoría de vecinos se volcaría desinteresadamente por la simpatía que les supuso el proyecto. Así, un gran grupo de profesionales, vecinos del barrio, como carpinteros, electricistas, mecánicos, pintores, marmolistas, decoradores y modistas, entre otros, colaboraron sin remuneración alguna para ver nacer la cofradía. Además de los 15 fundadores, que sin conocerse entre ellos, pero bajo la dirección del que hoy es su presidente, Lorenzo Pastor Lopez, aceptaron aportar una cantidad de dinero de forma desinteresada para impulsar su nacimiento.

El grupo escultórico del Ecce-Homo, salido de Talleres Tudanca (Madrid) y formado por la imágenes del Cristo, Poncio Pilatos y un romano, empezó procesionando solamente con la imagen del Cristo, hasta que se le fueron añadiendo la imagen de Pilatos en el año 2000, y la del romano en el año 2001.

En dicho año se hermanarían con la Legión Romana “Gens Numisius”, de Cartagena, en dos actos celebrados en Cartagena y Novelda, respectivamente. Aunque en años precedentes dicha Legión ya los acompañaba en su cortejo procesional en la Solemne Procesión de la Pasión de Cristo, como lo ha venido realizando hasta la actualidad. Por tanto, y aunque sólo sea en esta procesión, ha sido gracias a esta cofradía el que las legiones romanas volviesen a desfilar en la Semana Santa Noveldense.

La Cofradía posee su propio taller de costura, de donde salen todas las vestas (nombre que en novelda reciben los trajes procesionales de los penitentes).Visten sus cofrades túnica, capa y zapatillas púrpura, capirote, botonadura, guantes dorados, y cíngulo púrpura y dorado.

En el año 2006, año de su décimo aniversario, la cofradía realizó varios actos conmemorativos, destacando la exposición retrospectiva de su trayectoria que se organizó en la Sociedad Cultural Casino de Novelda.

Entre sus enseres procesionales cabe destacar el estandarte, confeccionado por Pura Alted en el año 1996, los báculos realizados por Lorenzo Pastor López y el trono guía, en cuya parte superior procesiona un lienzo del Ecce Homo pintado en 1890.

La legión Romana “Gens Numisius” frente al grupo escultórico del Ecce-Homo

Documento de hermanamiento con la Legión Romana “Gens Numisius”.

Participa la cofradía en la Solemne Procesión de la Pasión de Cristo (Miércoles Santo), en el Vía Crucis Penitencial (Viernes Santo) y en la Solemne Procesión del Santo Entierro (Viernes Santo).

Poseen Estatutos Eclesiásticos, aprobados el 7 de mayo de 2001, y su escudo está formado por una corona de espinas, de la que pende una túnica de color púrpura junto a una caña.


GRUPO ESCULTÓRICO DEL ECCE HOMO

Grupo escultórico El conjunto escultórico formado por las imágenes de Jesús, Poncio Pilato, y el soldado romano son obra del escultor José Javier Tudanca Pérez, y fueron realizadas en los años: 1996, 2000 y 2001 respectivamente. Las tres fueron talladas en madera de pino del norte. Sobre base de estuco, las zonas corpóreas fueron policromadas con óleo y las vestiduras doradas del cristo, con pan de oro.

La escena

Tras la flagelación, los soldados romanos, para mofarse de Jesús, entretejieron una corona de espinas que le clavaron en la cabeza, le vistieron un manto color púrpura, símbolo de realeza, pusieron en su mano una caña como cetro y, doblando la rodilla ante Él, le decían: “¡Salve, rey de los judíos!”, escupiéndole, abofeteándolo e hiriéndole con la caña en la cabeza.

Cuando se cansaron, le condujeron ante la presencia de Pilato, quien al verle en tan lamentable estado, pensó que la multitud se apiadaría de Él. Salió, pues, otra vez fuera y dijo: “Os lo traigo para que veáis que no hallo en Él ningún delito” Y haciendo avanzar a Jesús, añadió: “Ahí tenéis al hombre” “ECCE HOMO”.

El pueblo, sin embargo, no se apiadó de Él, y volvió a gritar: “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!”. Pilato, cansado ya, replicó: Tomadle vosotros y haced lo que queráis de Él; yo no hallo en Él crimen alguno.” “Nosotros -replicaron los judíos- tenemos una ley, según la cual, debe morir por afirmar que es el Hijo de Dios”

Más perplejo cada vez, Pilato interrogó a Cristo de nuevo, pero no podía oír más que los rugidos de la multitud, que gritaba: “Si sueltas a ese hombre, no eres amigo del César, porque todo el que se hace rey es enemigo del César”. Vencido por estas palabras, Pilato mando traer agua en un lebrillo y, lavándose las manos ante el pueblo, dijo: “Inocente soy yo de la sangre de este hombre”, y dictando sentencia contra Jesús, le condenó a morir crucificado. (Mateo, XXVII, 15-30; Marcos, XV, 6-17; Lucas, XXIII, 17-25; Juan XIX, 1-16)

El trono

Realizado en 1996 por Lorenzo Pastor López, se utilizó en su construcción, madera de pino y raíz de roble. En su ornamentación cuenta con diversos motivos vegetales y las catorce estaciones del Vía-Crucis, talladas en madera. Sobre él y completando al grupo escultórico se hallan un sillón y una columna, subrayando el lugar donde sucede la escena, el tribunal, y un lavamanos que nos recuerda el momento en que Pilato tomó agua y se lavó las manos delante de la muchedumbre.