CDAD. DE PENITENTES STA. MARÍA MAGDALENA

Se fundó la Comunidad de Penitentes Santa María Magdalena en el año 1956, auspiciada por el tesón y el esfuerzo de sus fundadores; José María Alted, Gabriel Segura, Joaquín Segura, Guzmán Beltrá, Luis Segura, y Tomás López.

En 1955 se integraría en la primera junta gestora el grupo de agricultores que cada año portaban las andas de la Santa en la procesión del Domingo de Resurrección. Estos agricultores, junto a los guardias rurales que entonces custodiaban en los festejos de julio el traslado de la Patrona de Novelda desde su ermita en la Mola hasta la parroquia, fueron los primeros asociados a la Cofradía, que adoptaría la denominación de Comunidad de Penitentes de Santa María Magdalena.

La imagen se encargó al escultor alcoyano Miguel Torregrosa Alonso, firmándose el contrato el 12 de octubre de 1955 en la localidad de Alcoy.

La imagen llegó a Novelda a principios de Marzo de 1956, siendo bendecida el 18 de marzo, a las puertas del templo parroquial, actuando como padrinos Francisco Navarro López y Magdalena Ayala Navarro.

El cabello de Santa María Magdalena fue realizado en la peluquería Valeriano y Virginia de Alcoy con trenzas de pelo de muchachas noveldenses, y en el primer vestido de la Santa intervino la modista Vicenta Gómez y las niñas del colegio de Elena Fenoll, que realizaron los bordados que lo adornaban, el cual sería cambiado íntegramente al año siguiente, siendo confeccionado por las modistas María Alted, Magdalena Baus y Rosario Garda, encargándose los bordados a Ventura Escolano, que los ejecutaría basándose en los dibujos diseñados por Guzmán Beltrá Escolano.

En 1983 se renovaría de nuevo el vestuario de la imagen, recuperando los colores de los primeros años, así como la peluca, que también se cambiaría en 1989. La corona primitiva, sería sustituida en 1998 con nuevo diseño de Augusto Beltrá y realizada en los talleres de Juan Lillo de Villena, quien también cinceló el nuevo jarro de metal, más ligero, sustituyendo al original de madera, y al que se le incluyó, en su interior, un receptáculo con esencias de aloe y mirra, los mismos perfumes con los que, según la tradición, Mª Magdalena llevaba para embalsamar el cuerpo de Jesús.

En 1999 se acometía una restauración total de la imagen, encargándose de la misma el escultor Ramón Cuenca, que aprovechando la reforma colocó bajo los pies de la Santa tierra traída desde su ciudad de origen, Magdala, mezclada con la de Novelda, de los parajes de “La Mola”, “Cucuch”, “La Horna”, “EI Campet” y “La Serreta”.

Desde su fundación hasta el año 1965, la Comunidad participaría en la Procesión del Lunes Santo, volviendo a retomar su salida en ese día en el año 1989, pero con diferente itinerario.

Actualmente participa en la Solemne Procesión del Lunes Santo, en la Solemne Procesión del Santo Entierro (Viernes Santo) y en la Procesión del Encuentro del Domingo de Resurrección. Visten túnica roja, capirote, botonadura, guantes y fajín blancos, y capa verde. Entre sus enseres procesionales cuenta con el estandarte confeccionado por Mª Rosa y Delfina en la ciudad de Alcoy en 1960, según diseño del noveldense y cofundador de la Comunidad, Guzmán Beltrá Escolano; los báculos y el carro guía que abre sus cortejos portando el estandarte.

En el año 2005, y entre las diferentes celebraciones que organizaría esta Comunidad para celebrar su Cincuenta Aniversario, cabe destacar la Exposición Fotográfica Conmemorativa que realizaron en el mes de Marzo en la Casa Museo Modernista; la Solemne Misa Cantada en la Parroquia de San Pedro Apóstol, el 3 de julio, a cuya finalización tuvo lugar el Traslado de la imagen desde el altar mayor hasta la Casa Museo Modernista, donde tendría lugar la inauguración de la exposición: “Magdalena, esplendor de lo divino”. Dicha exposición, muestra de la iconografía procesional de Santa María Magdalena, reunió las imágenes procesionales de las poblaciones de Abarán, Alhama de Murcia, Almoradí, Aspe, Blanca, Ceutí, Cieza, Chinchilla, Dolores, Elche, Hellín, Jumilla, Novelda, Orihuela, Pliego, Rafal, Tobarra, y Yecla.. Durante el transcurso del tras- lado, fueron lanzadas 5000 aleluyas en diferentes puntos del recorrido, que transcurrió por el siguiente itinerario: Plaça Vella, Francisco Santo, San Isidro, Plaza de San Vicente, Gran Capitán, Méndez Núñez, y Mayor.


IMAGEN DE SANTA MARÍA MAGDALENA

La imagen

Imagen de madera tallada y policromada por Miguel Torregrosa Alonso en la ciudad de Alcoy, en 1956.

Representa el momento en que Santa María Magdalena se dirige al Sepulcro de Cristo, portando los perfumes para embalsamar su cadáver.

La imagen viste túnica de raso blanco con bordados en hilo de oro, fajín rojo, y manto de terciopelo de color verde cubriéndole el cuerpo. Los dibujos que componen la vestimenta de la imagen fueron obra de Guzmán Beltrá Escolano y bordados por Sor María, del Asilo de Ancianos Desamparados de Novelda.

La peluca, de pelo natural, fue realizada por Luis Mira Gómez (peluquero de Novelda).

Con motivo del XL Aniversario celebrado en el año 1.996, la imagen estrenó la aureola, con dibujos y diseño de estilo barroco de Augusto Beltrá Jover; de Novelda, y realizada por el artesano Juan Lillo Navarro de Villena. Preside la aureola un ángel fúnebre de plata sosteniendo un pergamino con la inscripción “Rabonni”. En su realización se utilizó pedrería de cristal de cuarzo.

La imagen fue restaurada en 1999 por el escultor Ramón Cuenca Santo. Aprovechando esta restauración, se trajo tierra de Magdala, población donde nació y vivió la Santa, y fue mezclada con otras tierras excogidas de los cuatro parajes que conforman los puntos cardinales de Novelda, “Campet”, “Cucuch”, “L´Alforna” y “Pla”, colocándole bajo los pies de la Santa.

El jarro de plata decorada que la imagen porta en sus manos, copia fiel del jarro de madera que la imagen portaba desde 1956, fue estrenado en el año 2000. En su interior se habilitó un pequeño receptáculo que guarda dos pequeñas ampollas con esencias de aloe y mirra.

La escena

Las mujeres que habían presenciado cómo colocaban el cuerpo de Jesús en el sepulcro no se habían quedado satisfechas. Les hubiera gustado embalsamarlo, pero no tuvieron tiempo. Así que el primer día de la Semana, estas mujeres, entre las que estaba María Magdalena se dirigieron al sepulcro para embalsamarlo, preguntándose como apartarían la losa que cerraba el sepulcro. Mas pronto vieron que la piedra había sido removida, y entrando en la gruta funeraria, la encontraron vacía. Cuando se disponían a marchar entre llantos, se les aparecieron dos ángeles que les preguntaron: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? Id corriendo a comunicárselo a sus discípulos”.

El trono

Realizado en madera tallada, con unas dimensiones de tres metros de largo por dos metros de ancho, presenta en sus laterales las estaciones del Vía Crucis. Resaltan en él, las 56 tulipas, repartidas en ocho candelabros de orfebrería, que iluminan la imagen de la Santa.