COFRADÍA DE LA FLAGELACIÓN

Pertenece esta Cofradía al grupo de cofradías y hermandades que fueron fruto del resurgir de la Semana Santa Noveldense a finales de los años 70, y al cual contribuyeron con su creación.

Sus fundadores eran, en aquellos años, jóvenes estudiantes de E.G.B., la mayoría de ellos monaguillos de la Parroquia de San Pedro, que bajo la dirección del entonces Sacristán Cándido Martínez Cremades, persona fundamental en ese resurgir de la Semana Santa, hicieron posible que el Cristo Amarrado a la columna volviera a procesionar por nuestras calles tras la destrucción de la anterior imagen destruida en el año 1936.

El 13 de marzo de 1977 se bendecía en la Iglesia de San Pedro Apóstol el primer estandarte de la Cofradía y la imagen del Cristo (Talleres Serquella, Olot), y salía en procesión por vez primera el 9 de abril de ese año, abriendo el cortejo procesional del Vía Crucis Penitencial del Viernes Santo.

En el año 1979 la Cofradía completaba el trono con un sayón, salido de los mismos talleres que el Cristo.

Entre los logros de esta cofradía están el haber creado su propia banda de cornetas y tambores, y su segundo trono procesional: “El paso de las Negaciones”.

Desde sus inicios, la cofradía tuvo claro que al ser la primera que abría los desfiles procesionales en los que participaba; tenía que abrirlos de forman destacada, así, los primeros años, fueron tres los tambores que tocados por los propios cofrades abrían su cortejo, para más tarde ir ampliándolo gracias a la colaboración de la Cruz Roja de Novelda, que les cedía los instrumentos de su Banda de Tambores y Cornetas. A mediados de los años ochenta, la Cofradía contrataría a una banda de tambores y cornetas de Novelda, hasta que en año 1996 decidiría crear su propia banda.

El Paso de las Negaciones, compuesto por la imagen de San Pedro Apóstol (Olot, años 40), propiedad de la Parroquia de San Pedro, tiene su origen al principio de los años 80, donde participaría en las procesiones Noveldenses, gracias a la iniciativa del entonces Sacristán, Cándido Martínez. Lamentablemente, el patrón de Novelda, San Pedro Apóstol, y figura importantísima en la Pasión de Cristo, sólo abriría nuestras procesiones durante cinco años, hasta que en 1996, la nueva directiva de la Flagelación, volvería a sacarlo en procesión, contruyéndole un trono propio, en el año 1997, y añadiéndole al trono un gallo que daría nombre al paso, por hacer referencia a la escena que representa. En julio de 2005, encargarían al escultor torrevejense Victor García Villalgordo una nueva imagen de San Pedro que se asemejase más a la idea de la Cofradía de la actitud que debiera mostrar la imagen: San Pedro Arrepentido.

Visten los cofrades de la Flagelación: túnica, capirote y zapatillas rojas, capa y botonadura y cíngulos blancos.

Entre sus enseres procesionales destacan el estandarte de la cofradía confeccionado por María Teresa Pellín (Novelda, 1996), y los báculos de sus cofrades, realizados por Perfecto Rico (Pinoso, 2000).

Participa en la Solemnte Procesión del Miércoles Santo, en el Vía Crucis Penitencial del Viernes Santo, y en la Solemne Procesión del Santo Entierro del mismo día.

Su sede canónica está establecida en la Parroquia de San Pedro Apóstol, y poseen estatutos eclesiásticos aprobados el 28 de septiembre de 1999.


GRUPO ESCULTÓRICO DE LA FLAGELACIÓN

La imagen

Representan estas imágenes el momento en que Jesús, amarrado a una columna, es flagelado por un sayón (verdugo que ejecutaba las penas a que eran condenados los reos).

Son obra de los Talleres Serquella de Olot (Gerona), y fueron adquiridas por la Cofradía en 1977.

El rostro de Cristo destaca por la contención física del dolor. Frente a ello, la actitud cambia drásticamente si contemplamos su espalda, totalmente lacerada y abierta, con heridas sangrantes. El cuerpo destaca por su concepción naturalista, y las manos atadas son todo un símbolo de resignación ante el padecimiento de la Crucifixión y el preludio de su muerte.

El sayón que azota a Cristo muestra en su rostro caracteres siniestros y rasgos de fealdad siguiendo la tradición de este tipo de imágenes.

La escena

Pilatos soltó a Barrabás, y “a Jesús, después de haberle hecho azotar, se lo entregó para que le crucificaran” (Mt 27, 26). Siendo de esta manera, Jesús no fue castigado según las prescripciones de la ley judía, tal como había sido en un principio la intención de Pilatos: “Tomadle vosotros y juzgadle según vuestra ley”. Los hebreos sólo podían castigar al reo infiligiéndole cuarenta correazos, y temerosos de sobrepasar por inadvertencia la prescripción divina, no daban más de treinta y nueve. Sus condenados, desnudos hasta la cintura, recibían la tercera parte de los golpes en el pecho y el resto en los hombros. Por esta razón, Jesús fue sometido a la flagelación romana. Únicamente la clemencia del verdugo, o su hastío, podía limitar el número de azotes y la fuerza con que eran dados mediante los flagra, cadenillas de hierro terminadas en huesecillos y bolas de plomo, un “espantoso látigo”, ya que los flagella, tiras de cuero, y las varas de olmo, estaban reservadas para los ciudadanos romanos. La víctima, atada por las manos a una columna baja, quedaba expuesta por entero a la violencia del lictor. La piel se desgarraba, se hacía jirones; se desprendían trozos de carne, y muy pronto el ajusticiado, desplomado a los pies de su verdugo, pasaba a ser una masa informe, agitada de espasmo. El trono

Distribuido en dos alturas, la parte superior de forma octagonal, lleva en las cuatros esquinas escudos alegóricos a la Pasión, tallados en madera, mientras que la parte inferior de forma cuadrada, muestra en los cuatro laterales el escudo de la cofradía, tallados en madera por Dña. Elena Abad Navarro. Las dos partes están realizadas en madera de haya con molduras de pan de oro.

Fecha de realización: 1997-2000.

Autor: Miembros cofrades.

Iluminación: En las cuatro esquinas de la parte superior lleva cuatro enramados de luces de 11 brazos cada uno, realizados en bronce dorado por José García de Villena (Alicante), en el año 2001.

IMAGEN DE SAN PEDRO ARREPENTIDO

La imagen

Presenta este paso una talla policromada de San Pedro, tallada en el año 2006, por el escultor torrevejense, Víctor García Villalgordo.

La imagen policromada está tallada en madera de cedro del Líbano y pino de Flandes; mide 1,80 cm. de altura. Se presenta al santo en actitud implorante, elevando su rostro con una mirada profunda hacia el cielo. La mano derecha asciende hacia lo alto, mientras que con la izquierda se presiona el pecho. El cuerpo gira suavemente hacia la derecha, mientras que los pies sufren una leve zancada en actitud de caminar.

Lleva delante un gallo, como alegoría al pasaje de los evangelios en el que se relata las negaciones del apóstol. Porta la imagen unas llaves en la mano izquierda, en referencia a la iconografía clásica de San Pedro. Además, va vestida la con los colores de la Cofradía, túnica roja, y manto de color blanco.

La escena

Mientras Jesús era juzgado por el Sanedrín, Pedro estaba sentado fuera, en el atrio de Caifás, y una criada se le acercó a él y le dijo: “Tú también estabas con Jesús de Galilea”. Él, intranquilo, prefirió marcharse diciendo: “No sé lo que dices”. Pero, cuando salía del portal, le vio otra criada y dijo a los que estaban allí: “Este estaba con Jesús el Nazareno”. Y de nuevo negó con juramento: “No conozco a ese hombre”. Poco después se acercaron a él los que allí estaban y le dijeron: “¡Cierto que tú eres de los suyos, pues tu mismo hablar te descubre!” Entonces comenzó él a maldecir y a jurar: ¡Yo no conozco a ese hombre!”. Y al instante cantó el gallo. Acordándose Pedro de lo que Jesús le había dicho: “Antes que cante el gallo me negarás tres veces”; y saliendo fuera, rompió a llorar amargamente. (Mt 26, 69-75; Mc 14, 66-75; Lc 22, 54-57; Jn 18, 15-17)

El trono

Trono realizado con madera de haya y molduras recubiertas de pan de oro, réplica del trono de La Flagelación. En la parte superior lleva cuatro escudos alegóricos a la Pasión, tallados en madera, y en la parte inferior los escudos de San Pedro, de la Flagelación y las Negaciones.

Fecha de realización: 2001

Autor: Miembros cofrades